Cómo nace ATN

A fines de los años 90, la aparición de nuevas tecnologías impuso fuertes desafíos a los autores en la protección de sus obras.

Surgió la necesidad de garantizar que las obras pudieran ser divulgadas sin miedo a utilizaciones ilegales o abusivas, así como también entregar el justo reconocimiento y remuneración a los autores por su trabajo creativo, cuyas características cumplen una función cultural para la humanidad que se perpetúa en el tiempo.

Esto motivó a que un grupo de destacados creadores chilenos fundaran esta Corporación en 1997, para actuar como entidad de gestión colectiva de derechos, en conformidad a la Ley de Propiedad Intelectual.

En su origen, tuvo el respaldo de la principal organización de derechos de autores de Chile (SCD), para luego continuar con su propio camino. Su establecimiento ha concitado el apoyo de la Confederación Internacional de Sociedades de Autores y Compositores (CISAC) -con sede en París-, y de importantes sociedades autorales extranjeras especializadas en obras teatrales, de cine y audiovisuales.

Actualmente, se ha vinculado con el campo de directores y guionistas del mundo con Writers and Directors Worldwide (W&DW) y la Asociación de Directores Audiovisuales Latinoamericanos (ADAL).